13/1/11

¿SERÁ?...

foto:luigi diamanti
Mi hermana está segurísima de que mi personalidad se ha transformado a la par que mi pelo: Que era yo una persona más seria (Ooh! eso será bueno o malo? jajaja!) Que era más 'controlada', estricta conmigo misma; ordenada, rigurosa (¡rígida!...yuuuk!) Igualito que estaba mi pelo: controlado, inmóvil, restringido el 98% del tiempo dentro de las fauces de una liga feroz o una trenza inamovible...

Y ahora... ¡La hecatombe! Chinos libres por todos lados, cada uno bailando a su propio son, cada uno 'diciendo lo que se le pega la gana' y moviéndose por la vida a su propio ritmo, como si trajera cada uno la música por dentro...

¿Será que con algo tan aparentemente banal como volver al estado natural de nuestro pelo se vuelve también a un estado más natural de nuestra propia persona?... ¿Será que al permitirnos nuestra verdadera apariencia también nos permitimos nuestra verdadera personalidad?...

Yo no sé si eso será cierto todas las veces, pero sospecho que sí... Creo que hay una premisa fundamental detrás, y es que finalmente el cambio a 'liberar' los chinos va más allá que el solo cabello: es un liberar a la persona que nunca había querido o podido acabar de aceptarse como realmente es. Es reconciliarse con uno mismo. Digan lo que digan, el aspecto exterior SIEMPRE habla de nuestro estado interior. Siempre.

En mi caso no me queda duda, por eso empecé por decir en el primer post de este blog que lo de los chinos fue para mí toda una liberación!... Tal vez la edad tenga mucho que ver, no lo dudo: llega un momento en la vida en que ya no tienes ganas de 'ser alguien más'; ni para complacer a nadie, ni para obtener nada, ni para congraciarte con el mundo y que el mundo te quiera! (descubres que con que te quieras tú mismo es más que suficiente...) Un punto del camino en que te atreves a decir: 'Esta soy yo; tómenme o déjenme'...

Supongo que todo es parte de un proceso vital de los seres humanos normales. Solo espero y deseo MUY, MUY especialmente a la gente joven que está allá afuera leyendo este blog, que no pierdan tanto tiempo y gasten tanto esfuerzo en ser como creen que el mundo (la moda, el medio ambiente, la comunidad en que viven, etc) quiere y espera que sean... ¡Por favor! ¡Sean libres! ¡Sean ustedes!... Dios les hizo únicos y maravillosos, así como son... 
No persigan un espejismo para darse cuenta muchos años después que la mejor persona que podían ser... ¡Ya la traían dentro!


¡Que vivan los chinos libres!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada